Traducciones realizadas por un traductor jurado

BETWEEN Traducción e Interpretación es un equipo de Traductores-Intérpretes Jurados, nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación en 2007, que ofrece traducciones simples y juradas de gran calidad gracias a la formación, especialización, experiencia y competencia de sus traductores.

Trabajamos con francés, inglés, alemán, castellano y catalán y, aunque estamos especializados en la traducción jurídica y jurada, también realizamos traducciones de textos divulgativos, comerciales y médicos, e interpretaciones en conferencias, reuniones, juicios y cualquier acto o acontecimiento que requiera la intervención de un traductor-Intérprete Jurado.

Traducción jurídica y jurada

Traducciones jurídicas

La traducción jurídica es la traducción del lenguaje jurídico, una variedad de lenguaje especializado empleada por la comunidad jurídica como instrumento de comunicación formal y funcional.

El lenguaje jurídico es un lenguaje técnico con un vocabulario y un estilo propios. Alexander Lane (1982) lo define como el “lenguaje técnico utilizado por los legisladores, las autoridades administrativas, los tribunales y los miembros de las profesiones jurídicas; que se caracteriza por el uso de términos y expresiones que son peculiares a este determinado ámbito, y que muestra una serie de rasgos idiomáticos, estilísticos y sintácticos especiales”.

Traducciones juradas

La traducción jurada es aquella realizada por un traductor jurado que tienen efectos legales ante las autoridades y organismos oficiales. No es una simple traducción privada, sino que tiene carácter oficial. Así lo establece el artículo 6.1 del Reglamento de la Oficina de Interpretación de Lenguas del Ministerio de Asuntos Exteriores, aprobado por Real Decreto 2555/1977, de 27 de agosto, en la redacción dada por el Real Decreto 2002/2009, de 23 de diciembre, “las traducciones e interpretaciones de una lengua extranjera al castellano y viceversa que realicen los Traductores/as-Intérpretes Jurados/as tendrán carácter oficial, pudiendo ser sometidas a revisión por la Oficina de Interpretación de Lenguas las traducciones cuando así lo soliciten las autoridades competentes.”

Las principales finalidades de las traducciones juradas son, por un lado, asegurar las garantías procesales de personas que no conocen los idiomas oficiales de un territorio y, por otro, hacer posible la tramitación de documentos redactados en lenguas no oficiales en el territorio donde se presentan.

A diferencia de la traducción jurídica, la traducción jurada no está circunscrita a un lenguaje concreto. Pueden ser objeto de traducción jurada textos de cualquier naturaleza: jurídico-económicos, médicos, técnicos, científicos, administrativos, etc. La particularidad de las traducciones juradas es que sólo pueden realizarlas determinados traductores profesionales habilitados a tal efecto por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

La competencia para certificar la fidelidad de una traducción no la tiene cualquier persona. Sólo los traductores jurados pueden certificar con su firma y sello la fidelidad y exactitud de una traducción. Al hacerlo, confieren a sus traducciones la cualidad de documentos oficiales, con la misma validez que el original. Esto último no significa que las traducciones juradas puedan sustituir a los originales sino que, junto a ellos, dan fe de su contenido. Una traducción jurada nunca puede tener efectos por sí sola.

Los traductores jurados son licenciados en Traducción e Interpretación que han cursado el itinerario de traducción jurídico-económica o personas que han aprobado los exámenes estatales convocados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación para la obtención del título de Traductor-Intérprete Jurado.

Una vez nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, los traductores jurados pueden ejercer su actividad en todo el territorio nacional. No son funcionarios públicos ni están vinculados laboralmente a la Administración Pública, sino que ejercen su actividad profesional de forma libre. Están inscritos en el Registro de Traductores/as-Intérpretes Jurados/as del Ministerio y tienen asignado un número, independientemente del número de idiomas con los que trabajen.

Sus nombres, datos de contacto e idiomas para cuya traducción e interpretación han sido habilitados salen publicados en un lista que el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación cuelga en su página web y va actualizando periódicamente.

Contacta con nosotros para solicitar información

Nombre y Apellidos *

E-mail *

Asunto

Mensaje

¿Cuándo puede ser necesaria una traducción jurada?

A la hora de presentar ante las autoridades, instituciones u organismos públicos de un territorio documentos redactados en una lengua no oficial será siempre necesario recurrir a los servicios de un traductor jurado.

Todos, tanto empresas nacionales e internacionales como particulares, y por los motivos más dispares, podemos necesitar en algún momento una traducción jurada: para contraer matrimonio, como medio de prueba en procedimientos judiciales de cualquier naturaleza, para aceptar una herencia, para homologar títulos académicos, para constituir filiales, etc.

Las posibilidades son infinitas y BETWEEN cuenta con los profesionales adecuados para ofrecer traducciones juradas de calidad. Su equipo está formado exclusivamente por Traductores e Intérpretes Jurados nombrados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Licenciados en Traducción e Interpretación y en Derecho, con muchos años de experiencia en el mundo de la traducción y del Derecho.