Juan Hispalense

¿Lo conseguiremos algún día?

Cuando estudiaba la carrera de traducción e interpretación, en algunas asignaturas hacíamos una puesta en común de nuestros ejercicios. Partíamos del mismo texto de origen y, sin embargo, cuando leíamos nuestras traducciones, no había dos iguales. Algunas traducciones eran poco afortunadas, pero más de una resultaba válida. Lo era, siempre que el traductor, parafraseando a Peter Newmark, hubiera conseguido verter a otra lengua el significado el texto en el sentido pretendido por el autor. Les aseguro que no siempre es tarea fácil.

Desde fuera parece sencillo, pero el trabajo de un traductor no puede hacerlo cualquiera. Ser traductor y tener un excelente nivel de alguna lengua extranjera, no es lo mismo. De lo contrario, casi cualquier persona podría ponerse a traducir, pero probablemente el resultado dejaría mucho que desear. Leer más

obama_hori

El intérprete perfecto… aquel que pasa desapercibido

Si alguna vez han asistido a alguna conferencia en la que el ponente no hablara la lengua del país y su exposición exigiera por lo tanto un servicio de interpretación simultánea, habrán podido comprobar lo incómodo que resulta, al menos durante los primeros minutos de la ponencia, acostumbrarse al pinganillo: centrarse en el mensaje que llega a través del aparato y dejar de desdoblar la atención al oír al orador original; acostumbrarse a mirar a una persona mientras se recibe la voz de otra, en otro idioma, transmitiendo simultáneamente el mismo mensaje… Leer más