Novedades del MAE. Cambio de normativa para los traductores jurados

MAEEl sábado se ha publicado en el BOE la Orden AEC/2125/2014, de 6 de noviembre, por la que se dictan normas sobre los exámenes para la obtención del título de Traductor-Intérprete Jurado y que modifica varios puntos de la normativa que se aplicaba hasta la fecha a los traductores e intérpretes jurados (la orden se puede consultar íntegramente pinchando aquí)

A modo de resumen se modifican los siguientes puntos:

  1. Examen y acceso

El examen de acceso se modifica y constará de cinco partes:

  • Primer ejercicio tipo test conforme a un temario que se publicará para cada convocatoria.
  • Segundo ejercicio traducción directa sin diccionario de un texto general periodístico etc.
  • Tercer ejercicio traducción inversa sin diccionario de un texto general periodístico etc.
  • Cuarto ejercicio traducción directa con diccionario de un texto jurídico.
  • Quinto ejercicio oral ante tribual con prueba de consecutiva y, si el tribunal lo considera oportuno, con un diálogo en la lengua elegida.

 Como bien cabe observar se incorpora un examen tipo test sobre un temario a determinar y una prueba de interpretación consecutiva

2.  Cambios para los jurados actuales

A partir de ahora se obligatoria hacer constar el número de traductor jurado que tenemos asignado en el sello y el nuevo carné. El carné será tipo tarjeta de crédito por lo que abandonamos la vieja cartulina de tamaño 8,5 cm x 11,5 cm que teníamos. El sello cambia se reduce a una expresión minimalista y en la que únicamente tendrán que constar:

 a) Nombre y apellidos del Traductor/a-Intérprete Jurado/a.

b) Idioma o idiomas para cuya traducción e interpretación ha sido habilitado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

c) Número de Traductor/a-Intérprete Jurado/a.

Sorprende que ya no se pueden incluir los datos de contacto. La anterior norma tampoco decía mucho al respecto pero en la práctica se nos dejaba hacer constar dichos datos en el sello.

La certificación permanece igual si bien ahora se nos autoriza que la misma incorpore su traducción al idioma de nuestro nombramiento lo cual tiene su sentido común en el caso de las inversas.

Otra novedad es la incorporación de copias de los originales. La orden establece que a efectos de la comprobación de la autenticidad del original (a partir del cual se ha efectuado la traducción) deberá acompañarse copia del mismo, sellado y fechado en todas sus páginas. Es decir, que no nos podremos limitar a hacer la traducción sino que habrá que incluir como anexo una copia del original que hemos traducido. Esta copia tendrá que ir además sellada y con fecha.

Otra primicia es que la lista del MAE incorporará a partir de ahora una indicación acerca de si el jurado se encuentra en activo o no. Esto era una de las aspiraciones antiguas cuando se produjo la última gran modificación de la normativa en el año 2009. En aquél entonces el MAE nos trasladó a las asociaciones y los jurados el borrador de la nueva normativa y nos brindó la posibilidad de poder presentar alegaciones. Y así se hizo. Yo mismo presenté unas propuestas que decían muchas cosas y entre todas ellas lo siguiente:

En aras de fomentar la seguridad jurídica de las certificaciones venimos a formular que se incorpore en el articulado, junto al sello ordinario, el uso de un sello de seguridad en concordancia con el sistema indicado en los artículos 241 y 267 del Reglamento Notarial aprobado por Decreto de 2 de junio de 1944:

Artículo 241

Tanto en el pie de copia de escrituras y actas como en los testimonios, además de su sello, el notario impondrá el sello de seguridad creado a tal efecto por el Consejo General del Notariado.

En relación al Listado de Traductores-Intérpretes Jurados venimos a exponer que el mismo ha de reunir las características de obligatorio y completo.

 A modo de ejemplo, cabría pensar en clasificar los intérpretes jurados, de modo análogo a las guías judiciales o de los diferentes colegios profesionales, en ejercientes y no ejercientes, según la indicación que cada cual haga de su condición. En el caso de los ejercientes se harían constar los datos de contacto y en el caso de los no ejercientes se omitirían dichos datos.

 En todo caso, un listado nacional obligatorio fomentaría, innegablemente, la certidumbre y la confianza en la actividad que ejercen los intérpretes jurados.

El sello de seguridad sigue en el olvido pero en la actualidad tenemos un listado completo que pronto indicará si el jurado se encuentra o no en activo.

Personalmente valoro la nueva orden como un avance muy positivo aunque, para mi gusto, el contenido se haya quedado corto. Y, ante todo, me habría gustado opinar previamente a la publicación analizando el borrador tal y como se hizo en el año 2009. No pasa nada por dirigirse a los que se van a ver afectados por una norma, recabar su opinión y que participen en la toma de decisiones. Y luego hay quien se extraña que los ciudadanos, que somos los que pagamos todo esto con nuestros impuestos, sientan una profunda desafección de cara a la AAPP y las estructuras existentes que deciden por nosotros pero sin tenernos en cuenta.


Source: Novedades del MAE. Cambio de normativa para los traductores jurados